domingo, 5 de diciembre de 2010

Le Meteora - Restaurante griego - Paris

Tipo de local: Restaurante griego.

Lugar: París. 9 rue de la Huchette.

Servicio: Cena.

Usuarios:
Una pareja.

Precio total:
44€

Experiencia:

Estabamos por una zona turistica de Paris buscando un lugar donde cenar. Esa noche habiamos decidido probar la cocina griega y en la zona teniamos multitud de opciones.

Tratamos de ser seducidos por los "puertas" de los locales. Sinceramente, me parece un poco agobio ese "canto de sirena" por ser fino, de los relaciones públicas que te invitan a entrar en sus negocios hablandote en francés, inglés, alemán... Pero no fueron sus voces las que nos convencieron, sino los trozos de plato roto que descansaban frente a la puerta de Le Meteora.

Parece ser una tradición que ya ni siquiera se lleva a cabo en grecia, pero para atraer el turismo está bien. Picamos con el cebo y accedimos a pasar. El chico de la entrada nos dijo que dentro de poco comenzaría una actuación. Música griega en directo. ¡Joroña que joroña! (kronia kai kronia)

Nos ofrecieron una mesa enorme para seis comensales cerca de la entrada, pero contraviniendo los deseos del empleado, y siendo sólo dos, optamos por una mesa algo más pequeña en una zona más íntima y alejada de la puerta. Era obvio que lo que pretendía el camarero era que desde fuera diese la impresión de haber más clientes de los que realmente había. Contándonos a nosotros, éramos tres parejas.

Nada más sentarnos y antes de darnos los menús, nos invitaron a un vaso de un vino rosado que aceptamos. Nos trajeron también una botella de agua y un par de copas.

Yo nunca había comido griego, la verdad, así que tampoco sabía bien que pedir. Mi única "fobia" con la comida es el queso, así que me valía cualquier cosa "sans fromage"

Nos plantan sobre la mesa una enorme cesta de pan. Un dúo con guitarra eléctrica, órgano y bouzouki comienza a cantar. Los camareros nos animan a bailar, pero declinamos la invitación. La atención en todo momento es muy amable y cercana. Aunque se produce en francés, se atreven con algunas palabras en español. Uno de los camareros conoce Huelva por el fútbol, mantenemos una breve conversación mientras acabamos de decidirnos por el menú.

Al final optamos por un menú de 19€ por persona que incluye un entrante, un plato principal y un postre. Yo pido uno de esos entrantes variados, y como primero se me antoja salmón a la brasa. Mi compañera pide de primero una moussaka y como entrante una ensalada con aguacate. No pedimos nada para beber, puesto que tenemos aún el generoso vaso de vino rosado y la botella de agua. Pedimos pan de pita.

Nos sirven los entrantes, bastante generosos y un plato con 3 piezas enormes de pan de pita calentito. La ensalada está coronada por un aguacate relleno de una crema rosada. Lo pruebo y está delicioso. Mi entrante de "entrantes" se compone de unas alubias grandes en salsa, otro apartijo con trocitos de champiñones, en una salsa diferente, dos cremas cuyo componente desconozco (vale, una llevaba queso, así que toda para mi acompañante) y como centro de plato, dolmades, que se basa en un arroz especiado envuelto en una hoja de parra.

Entrantes

A pesar de los componentes y la apariencia de algunos de los entrantes, todos son servidos fríos. Me encantan los champiñones, el dolmades y la crema rosada (la que no lleva queso) que huntada en el pan de pita está exquisita. La ensalada no tiene nada en especial salvo por el aguacate, que en conjunción con la crema de la que está relleno, aporta un sabor diferente. La lechuga y el tomate, al fin y al cabo, siguen siendo lechuga y tomate. Aparto la cebolla. No me gusta comerla cruda.

Nos llevamos nuestro tiempo para terminar. Quedamos apenas dos parejas en el local, pero los músicos siguen dándolo todo canción tras canción. Una merecida pausa, unos aplausos. En ese trance los camareros nos invitaban a salir a bailar, pero nos manteniamos en nuestro deber de cubrir nuestras necesidades primarias antes de nada. Y hablando de primarias, ¡llegan los primeros!

El plato de mi acompañante, una moussaka enorme acompañada de arroz con una salsa de tomate especiada y patatas fritas. El mío, dos grandes presas de salmón bien cocinadas con la misma guarnición. Arroz y patatas fritas. Tanto la carne como el pescado me gustan "hechecitos" así que han sabido acertar. Y a pesar de tener una cobertura dorada y crujiente, el pescado está jugoso y en su punto. Me obligo a terminarmelo todo. Mi compañera de esta noche realiza esfuerzos por encima de sus capacidades para acabar con la moussaka, que no me atrevo a probar. Más que nada porque alguien tenía que ganarle al salmón... Entre bocado y bocado los camareros pasan, nos preguntan si todo es de nuestro agrado y charlamos un rato. Uno de los camareros nos ofrece otro vaso de vino rosado que intentamos rechazar, pero insiste y nos dice que brindemos por Huelva y lo tomemos por él.

Y tras el festín, ¡el postre! Yogur para ella y baklava para mí. El yogur, bien generoso, está cargado de trocitos de nuez. Mi baklava, al contrario de lo que dijo el camarero, que la señaló como un pequeño triangulito, es una cuña a la que me va a costar dar muerte. Es un postre delicioso. Se compone de unas láminas finas de hojaldre que cubren una mezcla de frutos secos con miel.

A todo esto, además de invitarnos al vino, también nos repusieron la botella de agua. Y finalmente, pedimos la factura.

En total, 44€ que se desglosan en 38€ por los dos menús y 6€ más por el pan de pita. Realmente podríamos haber prescindido de este por la gran cesta de pan que nos pusieron sobre la mesa, que resultó intacta, pero supongo que no lo habriamos disfrutado igual.


Por otro lado el local estaba limpio, bien decorado, los baños bien preparados, aunque incompatibles para una persona con problemas de movilidad y este es un aspecto bastante negativo. Se ve que no hay una normativa en Francia que exija esto, porque no fue el único local con baños no adaptados que encontramos.

En definitiva. Comida abundante y de calidad a un precio razonable. Más si tenemos en cuenta que es una zona turística, donde ya sabemos que todo se dispara. El personal agradable y atento. Aunque claro, eramos menos clientes que empleados. Habría que conocer la respuesta con el negocio lleno. Si tuviera que darle una nota no lo haría. No puedo aprobar un local que no esté adaptado plenamente a personas con movilidad reducida. Pero lo recomendaría sin dudarlo.

Cuando salimos de allí y dimos al minuto con la avenida principal, observamos que comenzaba a nevar con la catedral de Notre Dame como fondo.

6 comentarios:

Angelical dijo...

Aquí está la seguidora "namberrrguan" xdd para decirte que entro para leer algo choquero y me encuentro comiendo en una griego parisino jajjajaja.
No he probado nunca la comida griega (sólo el queso feta y la musaka del carrefour)así que no puedo decirte mucho. Eso sí el precio me ha parecido cojonudo y más tratándose de zona turística y de París para más inri.
En fin, la culinaria es una buena razón para seguir viajando y a partir de ahora para visitarte en un nuevo rincón XDDD

Un besazo y mucha suerte para esta nueva aventura bloguera

Angelical dijo...

Este mensaje no hace falta que lo publiques XDD es para decirte que he publicitado la entrada en facebook.

AH; la eqiqueta de los comentarios queda rara. Cuando haya alguno aparecerá "3 otros comensales" ¿no te suena mal? o dejas sólo comensales o pones "comensales más" ¿No? jajjajajajaja no tengo remedio

Angelical dijo...

Aquí estoy otra vez. Una amiga de facebook llamada Laura me acaba de poner esto en el enlace a tu entrada:

>>yo he ido un par de veces y la comida está super buena :D
sí es cierto que no me pareció nada del otro mundo,pero estaba todo rico rico :)>>

Sam dijo...

jajaja muchas gracias!!!!! por leerme también aquí, por la publi y por todo!!! jajaja ya he cambiado lo de "otros comensales" es que lo puse sin darme cuenta que el numero iba delante!!

Y bueno, ya ire metiendo locales mas choqueros por aqui, pero queria inagurarme con una de mis ultimas experiencias gastronomicas satisfactorias!! ya ire dando caña xDD

Ardid dijo...

Lo primero, felicitarte por tu nuevo blog. Y, lo segundo, es que si lo deseas puedo darte mi opinión sobre algunos lugares, aunque también estarán centrados en mi zona. Besos.

Sam dijo...

gracias Ardid!! por mi encantado. te hago colaboradora??